Fábulas Zarigüeyiles – Tomo 1: La Reforma Laboral

Don Braulio dobló el periódico y lo dejó sobre la mesa de caoba de su despacho. Lucía una sonrisa triunfal en la cara, como alguien que acaba de dar caza a la madre de Bambi, o que sabe exactamente qué va a hacer este fin de semana con la fulana que conoció en el bar del casino. Se palmeó la tripa, envuelta en una camisa de seda, y tamborileó con sus dedos en la madera del escritorio. Con un solo giro de su silla de cuero, tomó el auricular de su teléfono.

– Señorita Gómez, llame a mi presencia a Martínez, Ribalta y García, por favor.

Una voz joven y servil respondió algo ininteligible desde el otro lado y colgó. Don Braulio se arrebujó en su sillón mientras giraba con sus dedos uno de sus tres anillos de oro. Pasados tres o cuatro minutos, un par de hombres de mediana edad y una señora algo mas mayor (“madurita”, que diría Don Braulio en sus reuniones sociales de la patronal) se personaron en el despacho. Los varones parecían nerviosos, y uno de ellos no paraba de balancearse sobre sus pies mientras el otro miraba todo cuanto había a su alrededor. La veterana aguardaba con las manos entrelazadas en su regazo, con la misma expresión de rutina que usa para hablar con los clientes por teléfono. Don Braulio se levantó aparentando hacerlo trabajosamente y se abrochó el botón central de su chaqueta.

– Señores, y señora, disculpen por haberles interrumpido en sus quehaceres, pero debo comunicarles algo de suma importancia. – Don Braulio les miraba alternativamente a los tres. Uno de los hombres adoptó una expresión asustadiza. -Como probablemente sepan, la firma que todos nos esforzamos en hacer prosperar pasa por momentos azarosos… – Don Braulio agachó la cabeza para dar pesar a sus palabras, pero apenas podía contener la sonrisa – y en reunión con Contabilidad y con Recursos Humanos, lamento comunicarles que hemos de tomar ciertas decisiones que…

– Pero Don Braulio – Le interrumpió uno de los hombres – Los beneficios del último trimestre…

– Beneficios, beneficios…- El patrón fingió contrariedad – Si ustedes tuviesen la mitad de responsabilidades que yo sabrían que los beneficios no lo son todo, y hay otros factores…

– Perdone, señor – se adelantó tímidamente la veterana – La semana pasada estuve hablando con Conchita de contabilidad y me dijo que las cuentas eran…

– Conchita de contabilidad sabe cuáles son las cuentas y no le convendría propagar rumores falsos – Sentenció Don Braulio, aunque en su mente pensaba “contabilidad hará lo que sea menester que haga”, que en muchas ocasiones equivalía a “se hará lo que yo diga” – El caso, señores y señora, es que no me queda más remedio que reajustar la plantilla, y para ello lamentablemente debo acometer una serie de despidos.

Los dos hombres palidecieron y se miraron. La señora frunció el ceño, pero no dijo nada. Finalmente fue uno de los hombres, el que parecía menos asustado, el que le puso valor al envite.

– Don Braulio… – comenzó dubitativo – no puede despedirnos así. Hay un convenio, y la ley que ampara al trabajador…

No pudo acabar la frase. Su jefe se contorsionó hacia atrás en una sonora carcajada que permitía ver sus dientes y encías.

– ¿La ley? ¿los convenios? – dijo mientras se secaba las lágrimas con un dedo – Usted no ha visto la televisión ultimamente, ¿cierto, Martínez?

– ¡Es un despido improcedente a todas luces! – dijo la señora con los puños apretados – ¡Y voy a exigir mi indemnización!

Don Braulio se recreó en la situación. Esperaba resistencia, y más de la insolente señora García. “Se piensan que porque llevan 20 años en la empresa están en condiciones de exigir”, se dijo el patrón.

– Bendita reforma electoral – dijo Don Braulio mirando al cielo – que comprende al empresario y nos facilita la labor de mantener nuestras empresas abaratando la salida… – miró muy serio a la señora García – Veinte días, García. Y dé gracias de que tenga tan buena disposición hacia usted por sus años en la empresa. – García se quitó las gafas y apoyó la frente en su mano.

-Pero, jefe, yo… – el hombre que aún no había dicho nada se manifestó – mi mujer está embarazada y ella fue despedida hace unos meses…no puedo…

-Ande ande, Ribalta – Dijo Don Braulio mientras palmeaba la espalda de su ex empleado y le conducía a la puerta – Si le va a quedar un “parito” bueno, y cada vez hay más comedores de Cáritas abiertos. ¿No ve que la crisis es muy gorda y muchas empresas van a la ruina?

Uno tras otro, abandonaron el despacho. La última fue la señora García, que antes de salir se permitió encarar a su ahora antiguo empleador.

– Me informaré en el sindicato. Esto no queda así.

Don Braulio le cerró la puerta en las narices.

– Mira que miedo me da tu sindicato, vieja cerda. – masculló el jefe. Seguidamente, se volvió a dirigir a su teléfono.

– Gómez, llame a Montoya, Navarrete y López, y rapidito.

Don Braulio aguardó mirando por la ventana con las manos en la espalda. Observó a un mendigo que pedía en la puerta del supermercado. Se preguntó cuantos de éstos despojos dormirían en cajeros y por que demonios no se buscaban un trabajo.

Los siguientes tres empleados llamaron a la puerta, y sin esperar respuesta, pasaron al despacho. Don Braulio se giró despacio, de nuevo con una sonrisa, mientras se pasaba la lengua por los dientes.

– Pasen, pasen. Debemos hablar de su continuidad en la empresa.

Los nuevos empleados se sobresaltaron. Eran tres hombres jóvenes, apenas recién contratados. De camino al despacho de su jefe, habían oído a la señora García despotricar sobre su repentino despido y temían que ellos fueran los siguientes.

– Verán, jóvenes. La empresa pasa por momentos económicos difíciles, y nos hemos visto obligados a acometer ciertos despidos. No, no se sobresalten. Como saben, valoro mucho el empuje y vitalidad de la juventud, y estoy seguro que ustedes tres serán un activo muy importante para nuestra entidad…

Los tres jóvenes se miraron y sonrieron nerviosos, pero aliviados.

– …por ello – continuó Don Braulio – a partir de mañana trabajarán diez horas más a la semana para compensar nuestras recientes pérdidas. Oh, y deberán acudir también los fines de semana. – El jefe sonrió con toneladas de cinismo. – Es el momento de remar todos a la vez y sacar la cabeza con trabajo y esfuerzo.

Los jóvenes se quedaron atónitos. Miles de pensamientos cruzaron su cabeza simultáneamente. Uno de ellos adquirió una expresión sombría.

– Don Braulio, – se adelantó éste último – imagino que habrá un incremento salarial o más días de vacaciones…

El patrón liberó una segunda carcajada que le hizo llorar de nuevo.

– ¡No diga tonterías, Montoya! Les acabo de decir que estamos con el agua al cuello. Conténtense con que conservan el trabajo. ¿Alguna pregunta más?

Los empleados quedaron callados con una expresión de ira contenida. Sólo uno de ellos se atrevió a alzar la voz.

– Es inadmisible. Por ley no podemos trabajar mas horas de las estipuladas, es un atropello a nuestra vida personal.

– Y otro tonto con la ley – suspiró Don Braulio – ¡Que eso ha cambiado, nenes! Nos han dado carta blanca para hacer lo que estimemos conveniente, y lo que estimo conveniente es lo que les digo. Si no les interesa, siempre pueden recoger sus pertenencias y salir del edificio. Puedo prescindir de tres trabajadores y aún me quedan 4.999.997 haciendo cola para entrar. Ustedes verán.

El joven que habló en último lugar se volvió y cogió la puerta para salir, mientras susurraba un “Hijo de puta” a suficiente volumen como para Don Braulio lo oyera. Éste no dio muestras de haberlo escuchado. Los dos empleados restantes permanecieron inmóviles hasta que su jefe les despachó con un gesto de su mano. Salieron muy despacio y sin mirar atrás.

Don Braulio se quedó solo en su oficina. Se dejó caer sobre su sillón de piel, abrió un cajón de su mesa de caoba y sacó un habano de una cajita. Le quitó un extremo mientras prendía el otro y volvió a llamar a su secretaria.

– Señorita Gómez, esta tarde no me pase más llamadas, voy a estar ocupado. Por cierto, no es necesario que venga a partir del lunes. Voy a contratar a una becaria en prácticas para cubrir su vacante.

La muchacha no respondió nada. O quizás si lo hizo, pero Don Braulio colgó a toda prisa sin esperar contestación. Con el habano en los labios, tomó el periódico que había estado leyendo un rato antes. En la primera plana había fotos de los políticos que habían aprobado la reforma laboral. Don Braulio se echó hacia atrás y se fumó su puro con una gran sonrisa en su cara.

– Qué gusto da – pensó en voz alta – Irse a casa con el deber cumplido.

Advertencia: El anterior relato puede pecar de exceso de maniqueísmo en lo referente al retrato del empresario, los trabajadores y las relaciones entre ambos. Lo que sí es cierto es que, lamentablemente, ésta situación se dará en más de una empresa, por lo que no se considera un relato de ciencia ficción. Disfruten de lo votado.

"Señorita Grant, consígame una foto de Spiderman. Me da igual que seamos una empresa de conservas de atún; consígala o le despido."

Published in: on febrero 14, 2012 at 9:26 pm  Dejar un comentario  

Respetables Tradiciones

¡Ah,la Tradición! Hermoso vocablo que llena la boca y viste el alma: t-r-a-d-i-c-i-ó-n. ¿A quién no le gusta el pan cocido en horno de leña amasado tradicionalmente? Cuando acabamos la frase con “tradición”, todo queda justificado y absuelto; es una palabra mágica que convierte lo abyecto en cultural, lo polvoriento en “trending”, al sapo viscoso en príncipe azul. ¡¡La tradición todo lo legitima, señora, porque las tradiciones son la base de la cultura y todas y cada una de ellas son respetables!!

Esto deben pensar, con toda su razón, los habitantes de cierto terruño de Valladolid donde septiembre tras septiembre se amparan en una tradición, qué mas da que tenga 500 años o 30, para masacrar inmisericordemente a un astado, al que lancean hasta dejarlo hecho un pincho moruno “king-size”. Tal como ésta localidad, decenas más se escudan en la palabra “tradición” para rendir pleitesía a sus santos patrones despedazando algún animal, el cual, desorientado y sin entender el porqué de las cosas, se convierte en víctima de la tradición y se le afrenta seccionándole sus partes nobles.

¡Bien hecho! Y ya que tantos amigos somos de las tradiciones, acá les propongo a tales gentes una serie de tradiciones de gran calado histórico y cultural que, a buen seguro, adoptarán con los brazos abiertos:La TradiciónFeudal, en la que un señor gobierne el lugar a cambio de impuestos desorbitados y diezmo parala Iglesia, con derecho a pernada y “primera noche”; Tradición de matar a la esposa y su amante si se les sorprende en acto adúltero; Tradición de separar a los niños de diez años de sus familias para convertirlos en máquinas de matar sin sentimientos; Tradición de cortar las manos a los ladrones; Tradición de mutilar los genitales y planchar los pechos de las niñas para librarlas de una vida de libertinaje y violaciones; Tradición de ejecutar Autos de Fe en las plazas públicas, donde se quemará a los acusados de brujería; Tradición de sacrificar personas sobre un altar para asegurar las lluvias y las cosechas; Tradición de concertar el casamiento de las hijas con quien sus padres escojan, no con quienes ellas quieran; Tradición de defenestrar a los niños pequeños desde una torre para procurarles salud y prosperidad; Tradición del Juicio de Dios, en el que el acusado de un crimen, inocente o no, se bate en duelo a muerte con un campeón designado por el pueblo para comprobar si Dios hace justicia o castiga apoyando a uno u otro; Tradición de devorar el corazón de nuestros enemigos para ganar su fuerza; Tradición de lapidar a las adúlteras en lugares públicos, con niños delante…

Todas y cada unas de éstas TRADICIONES son auténticas, fácilmente comprobables y gozan o gozaron de gran arraigo cultural en muchos lugares. ¡Anímese, cree su propia tradición aberrante! ¡Cientos de personas (y algunos animales) se lo agradecerán!

 

"Mierda! Ya me han encontrado los mongólicos éstos...me tocará contar."

Published in: on septiembre 19, 2011 at 11:19 pm  Dejar un comentario  

No Requiem for the Fat Girl

¡Usted! ¡Sí, me dirijo a usted, gorda sociópata y misantrópica! ¿No está harta de ser la oronda feliz pañuelo-de-mocos del resto de sus compañías mientras en su interior oculta una colosal depresión y desprecio hacia sí misma? ¿Acaso no le da vergüenza salir de marcheta con sus amigas buenorras, que sólo toleran su compañía para parecer más guapas a su lado y para ejercer usted de “limpiaconciencias” de semejante manada de monas tití? ¿Pudiera ser que estuviese hasta su granuda frente de escuchar a sus amistades contar que se han liado con el morenazo del bar, el de los brazos venosos; otra que ha acorralado al técnico de internet y le ha hecho un hombre, y la de más allá que ha desvirgado al chico pizzero, hijo de una vecina cuyo marido alcohólico está internado por peligrosidad extrema…mientras usted, infame y putrefacto conjunto de michelines, ya no sabe con que dedo, vibrador o cuello de botella hacerse el apaño? ¿Está cansada de todo ello, pedazo de foca sin alma?

¡¡Pues alegre su circunspecto rostro, execrable desperdicio de aire!! Si usted o ustedes se conforman con ser una abominable acumulación de tejido adiposo con ojos, es porque le sale de su sudorosa setica. ¡Porque la tele, la sociedad en conjunto, tiene la solución, acho pijo! Tómese un tazón de cereales de marKa cada noche durante 15 días (el plan Special Pollas en vinagre) y verá la desnutrición bestial a la que estará abocada…pero el cuerpazo de sirena discotequera de polígono vulgar que se le queda. Y da igual que lleve toda la vida tomando jamón york y haya crecido fuerte y sana. Si ahora toma usted jamón york con vetas de grasa no significa otra cosa que es usted una tragaldabas Pozo sin fondo, piazo animala!! Tome jamón york transgénico mutante hecho con lo peor del aparato excretor del cerdo…pero sin grasa, cojones!!! Y no dude que dispondrá del físico de la profe de baile que lo anuncia, que debe ser prima del cañón que anuncia los cereales. ¿Qué más da que esas tías sean modelos y ya estuvieran asín de ricas desde antes de publicitar estos productos? Pequeñeces, lamentable obesa, pequeñeces de su cabecita.

Por cierto, y no por ello menos importante, engendro grasiento y cejijunto…¿cómo que no se ha depilado con la crema depilatoria súper-mágica? Cualquiera con un mínimo sentido del gusto le diría ve ete a la mierda. Atreverse a ir por la calle con esas patas de pelos, que parece una tarántula…que valor!! Peluda! Foca neanderthal!!

Y que no nos enteremos, pardiez, que no nos enteremos de que usted, hedionda bola de carne rellena de cheetos, no se gasta hasta el último céntimo que no tiene en clínicas corporativas dermoestéticas transformando el cuerpo que Dios, su padre, su madre y el polvo de entre medias le dieron, para convertirse en una muñequita artificial, con más remiendos que el sayo de una costurera que, por cierto, podrá participar en anuncios de cereales y jamón york, ouh yeah!! Ah, y no se olvide de untarse de crema reductora por las noches, para hacer esfumarse ese horrendo conjunto de celulitis que le preña las piernas, cacho de morsa del ártico parturienta!!!

Así que ya sabe, desgraciado monumento al exceso de calorías…si usted se empeña en ser una tía normal y corriente, será porque le da la gana, so vacaburra!!

"Niños, apartaos de ahí!! Creo que vuestra madre hoy ha comido fabada!!"

PostMortem – Réplica: A tomar por culo las pendonas que se hacen pasar por tías corrientes para vendernos unos productos de mierda y además ultra caros. Que le jodan al idiota que se gasta lo indecible en ponerse culo, pectorales, tetas o un grifo en la frente. En términos sencillos: a los tíos, esos entes con pene y mente, normalmente ubicados ambos los dos en el mismo lugar, sólo queremos ver zagalas de matrícula de honor corpóreo en las pelis porno y los videojuegos. Las que nos gustan para calentarnos el lado de la cama son mujeres de una normalidad suprahumana. ¡Que viva la buena chicha donde agarrarse! ¡Loor a la pivi que disfruta con una buena hamburguesa, se toma luego un helado y después le quedan fuerzas para hacernos tapioca fosfatinada en un sofá, o ande se tercie! ¡Aúpa la nena que luce celulitis y le importa tres cojones! ¡Queremos mujeres sanas y felices que nos den hijos robustos capaces de partir un pan de kilo de tres días de un mordisco; y no parodias de feminidad que parece que van a parir nubes de esas que venden en los kioscos de golosinas!

¡Arriba la mujer natural! ¡Y que le den por saco a la sociedad de consumo!

Aunque todo dentro de un orden, claro. Los hipopótamos, para la selva. Ejem…

Published in: on agosto 27, 2010 at 2:42 pm  Dejar un comentario  

No me gusta que a los toros te pongas la minifaldaaa…!!

Ya han abierto la caja de los truenos. Las tierras catalanas han marcado un hito en la historia de las Españas al cepillarse las corridas de toros. Se conoce que no tuvieron bastante con joderle la marrana al buenazo, y de tan buenazo tonto terminal, de Felipe IV, el cual estuvo amargadete con una Cataluña que no cesaba de hacerle la puñeta. Bajo el mismo paraguas que hace 400 y pico años, el noreste español se encuentra empecinado en demostrar que la tienen mas larga que el resto de la península. Esto ya parece un tablero de la Oca. El caso es que la mafia nacionalista en su afán de desvincularse de todo lo que huela a tortilla de patatas y tablao flamenco, siguen con su partida de dardos agujereando el culo a la mano que les da de comer, y muy bien que les da. La supresión de la mal llamada fiesta nacional debería llenarnos de gozo a los que, como yo, creemos que el uso y utilización de animales para fiestas que impliquen el apalizamiento sistemático de la pobre bestia es un vestigio de la España mas cateta y medieval. Mas, por desgracia, es una victoria pírrica, ya que éste pequeño avance ha estado en todo momento revestido de la idiotez independentista de un puñado de impresentables empecinados en pringar el buen nombre de Cataluña del más farragoso y deleznable fango ideológico.

Sea como fuere, ya van dos comunidades españolas que abolen los toros: Canarias y ahora Cataluña. Es cuestión de tiempo que detrás vayan otras, eso sí, esperando que se haga de forma democrática, con mayorías, y sin tirar de giliportadas territoriales ni históricas.

En celebración de tal evento, va mi contestación personal a algunos de los argumentos que los protaurinos dan para la conservación de éste atentado a los dones de la naturaleza. Como siempre, la zarigüeya se exime de toda responsabilidad por los comentarios aquí vertidos. La culpa es del mensajero.

-El toreo es cultura y tradición de muchos siglos.

Según la tradición musulmana, al ladrón hay que cortarle la mano hurtadora. En África la tradición tribal manda mutilar genitalmente a las hembras. La cultura maya hacía sacrificios humanos para aplacar a Quetzalcoatl. Echar mano de los vocablos “cultura” y “tradición” para justificar algo, lleva implícito que todas las culturas y tradiciones son respetables. Y ésa idea resulta ciertamente peligrosa.

Las corridas de toros son Arte.

El arte ha sido siempre un concepto muy difuso y subjetivo, pero dudo francamente que la lucha de gladiadores de la antigua roma pueda ser arte. Ni tampoco veo a Leonardo con una muleta en la mano. Arte es para cada cual lo suyo, pero cuando implica dolor y sangre, ya hay que reflexionar el concepto de los límites del Arte.

El torero es muy respetuoso con el toro, y los toreros quieren al animal.

Como para no quererlo, si es el instrumento de la fortuna de toreros y apoderados. Tanto le quieren que lo pinchan como a una croqueta y lo ensartan a lo brocheta. Y tanto lo respetan que cuando acaban con el animal lo arrastran por el ruedo y luego lo descuartizan, para con suerte acabar adornando una chimenea. ¿Humillación? no, hombre, respeto. (Ironic Mode Off)

Sin las corridas de toros, el todo de lidia se extinguiría.

Argumento manido donde los haya. Y más teniendo en cuenta que sólo se utiliza el 10% de los animales criados a tal efecto en las corridas. Parece que el toro es un animal criado ad hoc para masacrarlo. Además, aunque eso sea así, ¿podemos proteger al lince ibérico y al lobo, pero si se acaban las corridas, el toro de lidia se deja extinguir?.

Muchas familias viven de los toros

Y otras tantas están en paro, y tantos otros empresarios se cepillan la mitad de su plantilla para no dejar de ganar más ellos mismos. Bienvenidos a las Españas, donde la gente se aferra a economías perecederas. Los animales no tienen por qué pagar nuestra profunda estulticia.

También se matan cerdos y vacas para comer

Si, pero con métodos no tortuosos ni crueles. Esto es así por ley. Además se sacrifican para la alimentación de las personas, no para calmar la sed de sangre de unos pocos.

El toro no sufre en una corrida, por la adrenalina.

El toro, como todo el mundo sabe, es un animal formado por chapas de acero y engranajes, alimentado por aceite de motor, y por lo tanto no tiene receptores del dolor. Por supuesto. Veamos al toro, ya masacrado, tambaleante y vomitando sangre, muerto de miedo. Seguro que si le preguntas y pudiese hablar, te diría que está en la gloria. Honestamente, hay que ser imbécil para argumentar esto.

No se puede estar a favor del aborto y en contra de los toros.

Mezclamos churras con merinas. Típico de la última salida. Parece que es lo mismo interrumpir un embarazo y torturar a un animal con mala folla manifiesta durante media hora. En el embarazo la madre puede elegir no hacerlo. El toro no tiene elección.

-El Toreo es una lucha igualitaria entre el torero y el toro que defiende su vida.

Que quede bien clarito. El toro ya no defiende nada cuando está en la plaza. Pase lo que pase, está jodido. Si por un casual el toro derriba al torero, si tan igualitaria es la lid, lo justo sería liberar al animal en la dehesa. Pero no se hace. Al toro hay que matarlo, porque el toreo es ante todo un negocio, y hay que eliminar toros para que entren nuevos, con la fortuna para el ganadero y el empresario.

El toreo es seña de identidad nacional

Parafraseando al maestro Reverte: España es un país imbécil y acomplejado de sí mismo. Sólo una nación avergonzada de su devenir y de su historia es capaz de buscar señas de identidad en la supremacía con saña sobre otras criaturas. Y encima tienen los benditos coxones de llamarlo “cultura española”. Pues si el toreo es lo que me señala como español, que me den la nacionalidad rusa, por favor.

"Alehop!! Con ésta voltereta tengo asegurado el pase a "Tienes Talento"!! A que te quedas muerto, boinas?"

Published in: on agosto 3, 2010 at 2:10 pm  Comments (2)  

Cuatro Perlas de Actualidad (Y cómo lucen las joías)

He vuelto. Siéntese, señora, y guarde su ropa interior, vive Dios. Aún no ha llegado mi hora.

La última vez que publiqué algo en éste mi miserable y corruptible espacio en la infrarred aún estaba en litigio con Gutenberg por la primera publicación ociosa. Ya ven, el interés que le pongo al corralito. Nadie se venga a sorpresas ni venganzas, ya lo advertí en mi primera publicación. Mi tercer apellido es Inconstancia y Desidia mi acémila. Debacles en mi situación laboral (Bienvenidos a las Españas!!), cambios de domicilio con mudanzas interminables y tortuosas de postre, vacaciones varias, pelotillas de ombligo y dejadez en general han hecho que el teclado de mi ordenata se llene de partículas polvorientas, salvo el WASD y poco mas. Fíjese que triste.

Por otra parte, no se cuántos lectores airados tengo babeando jadeantes en la puerta de mi Madriguera esperando el siguiente hueso que roer. Una Hadita del Pecado (ella sabe quién) me informaba de que tengo lectores insospechados. De esos que de pronto saltan de las sombras y le producen a uno infartitos múltiples. Sólo por la insignificante posibilidad de que alguien lea este mi particular conjunto de memeces inconexas y lamentables, empero, ya puede merecer la pena derrochar unos minutos que de otra forma invertiría en machacar el WASD o mirar porno gratuito.

Pero hoy aún me siento vago. Tengo repleta la boca de improperios y rezumo mala leche; nada nuevo bajo el Sol, pero aún me encuentro gandul para diseccionar cada uno de los asuntos sobre los que me gustaría escupir cuatro verdades completamente subjetivas. Así que voy a ofrecer la oferta del verano. Un Four in One. Y sin retroactividad, mirusté.

De nuevo, recordad a mis escasos o accidentales lectores que se sientan libres de comentar, citar, copiar, insultar o desmontar todo cuanto aquí se menea. A veces es necesario que a uno le llamen “hijo de puta” para sentirse realizado. Por extraño que parezca.

IVA…Y VENÍA.

Me cansa hablar de la ineptitud del desgobierno socialista. Y más cuando hay gente que lo hace mucho mejor que yo, como la COPE o Su Excelencia Arturo Pérez Reverte. De modo que no me voy a extender.

El ciudadano de a pata ya se habrá dado cuenta de que ZP nos ha metido mano a la saca robándonos unos centimillos que, bueno, a según quién no suponen mucho, pero tacita a tacita se llena el jarrillo. Bien. Mi país me necesita, y estoy dispuesto a tomarme una cervecita de menos cada mes en pos del bien común. Ahora, lo que me escuece en el compartimento escrotal es que nos suban el IVA para recaudar y la casta política se lo gaste en coches oficiales, pensiones millonarias vitalicias, dietas, subvenciones absurdas y “ayudas” a los bancos que luego no dan ni un puto préstamo. Por no hablar de que ladrones históricos como las telefonías ya incluyan la subida del IVA en la factura de mayo. Y el quiosco sigue como está. Y cada cuatro años, todos a votar. Manada de borregos.

PARÓN DE METRO. NO DEL GOLDWYN MAYER.

Hará cosa de unos días estuve en Madrid, muy bien acompañado. Ambos los dos, tras nuestras visitas culturales obligadas, nos dispusimos a tomar el metro, a sabiendas de que había jaleo sindical y amenazaban con liarla parda. El primer día, guay. Funcionaban a medio gas, pero se podía vivir. El problema vino el segundo y tercer día, cuando no salió ni un bendito tren. El caos se apodera de Madrid. La falta de transportes esenciales como el metro pone en evidencia varios aspectos de la humanidad: Uno, que hace falta poco, muy poco para desestabilizar un sistema. La ineptitud de la gente para organizarse y la insolidaridad inherente en el homo sapiens me hacen pensar que el día que sobrevenga una crisis de verdad, los malos no tendrán que hacer nada; las personas ya nos matamos entre nosotros sin latigarnos demasiado. Dos: que no han faltado los iluminados que han demonizado a los trabajadores de metro tachándolos de secuestradores y terroristas, cuando los auténticos villanos son los sindicalistas y liberados a sueldo del Desgobierno, especialistas en abrir la caja de los truenos, y los “marqueses” políticos que los azuzan con un hueso. Y cada cuatro años ídem.

DESVERGÜENZA GAY, DÍA DE LA.

Aclaro primero que no soy antigay. De hecho los homos que conozco de ambos lados me parecen personas estupendas a las que aprecio francamente. Dicho lo cual, comento la noticia. En los Madriles, una vez más se preparan los fastos para el Día del Orgullo Gay. Ello incluye música, color, alegría, alboroto, perrito piloto. Todo ello en la receta por la Tolerancia, el orgullo de ser homosexual y la reivindicación de derechos básicos como el matrimonio y la adopción. Hasta aquí, todo correcto. Es cuando dicen que se van a repartir 30.000 preservativos extralubricados el momento en el que se me cae el monóculo. Oigan, que derecho tienen a copular, que duda cabe. Pero, honestamente, no creo que les beneficie el hecho de anunciar a tam-tam y corneta que el día del Orgullo Gay se puede convertir en una orgía de sexo frenético, pero seguro. La mejor manera de exigir la integración de derechos sociales no es, precisamente, el distinguirse del resto de la sociedad. Y que se me disculpe la ignorancia, pero no creo que se pueda pedir el derecho de adoptar un niño yendo vestidos de cuero, maquillados como bufones, repartiendo muerdos a destra y sinestra y enseñando el culo con un tatuaje que pone “EL OJO QUE TODO LO VE”. Palabra de honor, esto lo he visto en la tele. Día del orgullo Gay, si. Día de la Locaza promiscua y reinona, ni de jodida coña. Si quieren derechos, que demuestren que se les pueden confiar. Tonterías las justas.

ABORT WARS

Y la última. La derechona ultracatólica y rancia prosigue con su cruzada antiabortista. Servidor se ve en la tesitura de opinar para no crear malentendidos. La zarigüeya se opone al aborto alegre y despreocupado. Pero de ahí a considerar que la vida se cuenta desde la concepción es un tamaño disparate como decir que no se debe erradicar la viruela para no extinguir al pobrecito virus. Es evidente que los antiabortistas cerrados no se imaginan que la humanidad tiene el tremendo problema de la superpoblación, y que las sociedades instintivamente crean sistemas de control de la natalidad. Pero naturalmente, es mas fácil prohibir que educar. Estoy seguro de que a los antis les importa tres pepinos que un niño nazca en una familia o en un seno sin recursos, donde no va a poder ser educado ni criado en condiciones, que a una chica de 15 años se le vaya la juventud a tomar por saco por el quizás único error en su vida, y con ella quizás una carrera profesional, que en el peor de los casos, el crío no será bienvenido. Y obviamente, a los antiabortistas les importa tres cojones el hambre infantil, la esclavitud de niños en China o en las guerras africanas, la explotación de los críos en Sudamérica y la pedofilia. Contra eso no se puede luchar, parece ser. El hambre causa mas muertes que el aborto, pero es más fácil arañarle la cara a lo que está mas cerca. Me gustaría saber cuántos de los que se manifiestan con tambores y pancartas contra el aborto llevan a sus críos a bares y cafeterías llenos de humo, o directamente, fuman delante de ellos. Honestamente, este asunto sólo tiene un nombre: hipocresía supergorda.

Un manirroto radiofónico decía que lo que tendría que hacer la juventud y la sociedad en general es practicar menos sexo. A lo que yo respondo: deje usted de pegarse comilonas, irse de vacaciones a la Riviera Maya, y ponerse hasta el culo de tabaco y alcohol, perillán, mastuerzo, tonto de los huevos.

Nos vemos en la próxima. Un saludo.

La chica NINI tenía demasiadas cosas en la cabeza...


Published in: on julio 2, 2010 at 2:13 pm  Dejar un comentario  

Si las focas tuviesen licencia de armas

Hay un día del año que, marcado en rotulador rojo, hace que las focas se arrepientan de existir como especie y deseen tener licencia de armas. Allí, en el culo del mundo, llamado Canadá, un grupo de sacos de estiércol con patas han decidido que, si total, hay muchas focas arpa, este año pueden asesinar cien mil mas. Cien mil focas indefensas apaleadas por una selecta caterva de hijos de la grandísima puta. Pero total, son focas, y hay muchas. Qué mas da que apaleen hasta a las crías. Qué mas da que dejen todo el páramo helado teñido de sangre. Ya ves tú, si los ojos de una foca indefensa observa acercarse a un desgraciado con un garrote ganchudo en la mano sin saber la que se le viene encima.

Lo peor del chiste no es la matanza en sí. Ya se cometen tropelías varias en el mundo contra el reino animal el resto del año. La diferencia reside en que los furtivos cazan elefantes para vender el marfil y ganar dinero para vivir. Furtivos a los que por cierto también colgaría por los iguales en el palo de mesana. La rechifla es que los que van a cazar focas lo hacen por diversión. Un grupo de ricachos acomplejados que necesitan demostrarse a sí mismos lo machos y machas que son aplastándole la cabecita a un bebé foca. La catadura del ser humano es muy cuestionable, como lo es la necesidad de su permanencia en la Tierra.

Las autoridades canadienses aseguran que se cazan con métodos humanitarios y no a crías. A engañar a sus muertos. Y la comunidad internacional se calla como una puta de 15 euros, dejando que sean los cuatro de siempre los que la líen en las puertas de las embajadas, mientras se mata a una foca para vestir a una zorra. La raza humana apesta y mucho.

De momento he puesto a Canadá en la lista de países que arrasaré hasta los cimientos en mi hipotético control mundial. De forma mas inmediata, desearía que las focas tuviesen dos cosas: un pulgar y una licencia de armas, para poder volarle los cojones al cabrón que vean arrimárseles con un palo. Así espabilarían.

"Yo por si las moscas emigro a Mojácar, que por lo menos los cubatas van baratos..."

Published in: on abril 10, 2010 at 8:35 am  Comments (3)  

Piedras a la uralita

Probablemente vean vuecencias pasar por delante de su puerta a una señora vestida de blanco y beige, semidesnuda, pertrechada con un rifle en su mano izquierda y una bandera en la derecha. Si la ven realmente, pueden hacer una de estas dos cosas: llaman a Delacroix y le dicen que su “Libertad” se ha escapado del cuadro, o casi mejor llaman a los servicios de salud mental, porque posiblemente les hará más falta.

Pero, si por otra parte, la ven pasar de una guisa diferente, amoratada y con las manos atadas, no se alarmen. Eso ha pasado hoy, onomástica de pepes y papis. El día marcado, quizás por su familiaridad y la poca gana de ver un informativo en medio de la algarabía, para poner en marcha la “Ley Sinde”. La ley definitiva, capante y sonante, que le pone cercos electrificados a éste medio que aún permanecía mas o menos puro que llamamos  Internet.

La próxima vez que quieran ver una serie online, descargarse una película que no encuentran, o simplemente escuchar el último éxito musical para decidir la compra de un compactdisc, lo mismo se encuentran el quiosco cerrado. De hecho ya se puede comprobar alguna sintomatología. La libertad hoy, tras meses de amenazas, ha sido apresada, vapuleada y arrojada a una celda oscura y húmeda. Y no la 211, precisamente. Los felones ministeriales (o debería decir la infumable orejotas) se han bajado los pantalones y los pantis y se han lubricado el orto legislativo con vaselina de retribución para recibir con alegría el duro y codicioso miembro viril de la SGAE y demás fantomases discográficos; los cuales descargarán con gran frenesí su esperma verde con el símbolo del €, mientras por otra vía les entra parte y mitad de lo mismo. La rechifla es que como de costumbre el pobretico de a pie es el que asa la manteca.

Ahora, la red se convierte en una ruleta rusa; todas las páginas, de contenido “ilegal” y las que no, se juegan a los dados las apuestas de quien será en siguiente. El corralito de Cultura Socialista Obrero (insertar efecto de risas, por favor) ya ha abierto la puerta, ha entregado las llaves y el poder para poner mirando a Pernambuco toda web que no guste a los hirsutos tiranillos culturales. Es la llave de la libertad la que han llenado de escupitajos, han enfundado el guante de la censura. Hoy será lo que atente contra los intereses de los barrigones culturosos. Mañana puede ser cualquier protesta, opinión o sugerencia.  Amordazados y obligados a tragarnos la mierda que ellos caguen, pero pagándola claro, que mantener un chalet en Miami es caro de cojones. En san José le han dado una paliza a la señorita Libertad, y ya veremos si se levanta, dada la afición a mover los huevos del sillón que tienen los complacientes españolitos.

Pero que nadie meta bala en el revolver. Aún podemos soñar que a los perillanes gubernamentales les pasen factura en las próximas generales. Se tiran piedras a su propia uralita, haciendo un ruido infernoso que no les va a dejar dormir hasta dentro de dos años. Sólo puede haber castigo para los inefables memos que ocupan la Moncloa y que son Obreros y Socialistas sólo en el carnet. Unidas todas las causas precedentes a éste fusilamiento de la Libertad, no puede si no haber un guantazo electoral que los saque para siempre del gobierno. Los que vayan a votar, claro. Servidor está demasiado desencantado de la política como para esmerarme en esos menesteres.

Si algún miembro del Gobierno, o adheridos lee ésto (lo cual me llenaría de orgullo y satisfacción por haber cobrado tanta importancia) sepan lo siguiente:

Alea Iacta Est. Requiescat In Pace.

"No hay pluma!! La magia está en tí!! Aletea las orejas, cierra un par o tres webs!!"

Published in: on marzo 19, 2010 at 6:29 pm  Dejar un comentario  

Culpables

-Hola, madre.

-Hijo! Que tal la búsqueda de empleo?

-Bastante mal, madre…no hay curro.

-Pero cómo no va a haberlo, Juan? Tienes 27 años, el mundo está abierto para tí y tu salud jóven!

-No. No lo está tanto. Están despidiendo gente de todos lados, casi nadie contrata; o lo hacen en condiciones de mierda. Y casi sólo a extranjeros.

-Tsk…tanto moro y rumano no podía ser bueno, si ya lo decía la madre de Angelitas, la de la zapatería…sí, esa que tiene la hija de tu edad tan guapa. Nos quitan el trabajo.

-No es culpa de ellos, madre. Es de los empresarios que ponen condiciones malísimas para pagar cuatro duros y explotar todo lo que se pueda. Todo el mundo tiene derecho a comer de forma honrada.

-Sí, pero son los forasteros los que aceptan cualquier cosa!! Y mientras tanto, mira que cantidad de familias españolas pasando pena…

-No es sólo a los extranjeros, madre. No te has enterado del nuevo contrato de inserción que propone la patronal para menores de 30?

-Ay, pues no menterao…

-Pues mira: es un contrato para jóvenes por el cual te dan trabajo por el sueldo mínimo, si es que llega; y te quitan de cotizar a la Seguridad Social, te quitan derecho a paro…

-Pero hijo, trabajo es trabajo, habrá que cogerlo, que hay mucha falta. Y después Dios dirá…

-Sabes, madre? Lo triste es que muchos pensarán como tú. Muchos jóvenes desesperados por no encontrar nada con lo que empezar a vivir, se verán abocados a aceptar éstas condiciones abusivas. Como consecuencia de ello, el empleo subirá, claro, pero no el consumo. Cómo van a poder vivir con un sueldo mínimo español? Y tampoco será tiempo provechoso, porque no han cotizado y no les cuenta para el día de mañana. Y cuando se les acabe el contrato a los seis meses y pico, porque al empresario le interesa ir cambiando para no hacer fijos ni subir sueldos, no tendrán derecho a paro, y una de dos: o se ponen un pasamontañas o aceptan otro contrato de mierda. Y así sin parar. Y al final siempre salimos perjudicados los mismos de siempre, mientras los gordos se llenan más y más la barriga y la cartera.

-Po si…pos llevas razón. Cuánto sinvergüenza, madre del amor hermoso. Amos, y de quien será la culpa??

-De todos, madre.

-Como dices eso, hijo? Habrá quien tenga mas culpa…

-No. La culpa es de todos. De los ciudadanos por votar con fe ciega o por tradición y no con cabeza. De los políticos por bajarse los pantalones una y otra vez y chupar muchos culos. De los empresarios españoles por ser una pandilla de buitres aprovechados que se sirven de la crisis y de la necesidad de la gente para ganar más. Tuya por no hacer nada más que ver la telenovela. Mía por no levantarme de delante de la consola más que para mear. De la gente por no mover los huevos de los sillones mientras tengan fútbol y reality shows para distraerse. De todos por no salir a la calle a reclamar lo que es nuestro, y dejar que nos arrebaten cada vez más derechos.

-Nene, po si que lo pintas tú mal…

-Yo sólo te digo, madre, que Alberto y Laura se han ido al extranjero porque aquí no ven salida ni trabajo digno, y van a probar fuera.

-Anda, tú no tendrás pensado lo mismo, no…?

-Pueeesss…

-Pero Juanito, quién se va a quedar en España para sacarla adelante!!??

-Bueno…ya tienes algo en lo que pensar de aquí a las próximas elecciones.

Con todo mi afecto, para ti, Gerardo

Published in: on marzo 4, 2010 at 2:56 pm  Dejar un comentario  

Point Blank…spanish flag

Éstos días tengo muy claro que me va a pasar la de Hemingway y voy a sucumbir al peso de mi propia ira. Lo cual me estaría muy bien empleado, por leer el periódico matutino a sabiendas de que no me va a dar nada mas que pesambres. Si el otro día (no, no me voy a autorreferenciar, no soy tan importante) me ciscaba en la gestión gubernamental para liberar a los Alakraneros, vascos recios y seguramente NAZIonalistas a juzgar por las informaciones acerca de una Ikurriña en el mástil de su pesquero; lo de hoy también va de banderas. Y no de Antonio.

Pues según reflejan los medios nacionales, una vez que ha pasado el grueso del culebrón somalí y podemos volver a hablar de otras cosas, en Gibraltar la Royal Navy (para los apretados en inglés, la marina guiri) ha venido hostigando a patrulleras de la Guardia Civil, amenazándoles incluso ametralladora en ristre, para que salieran de aguas “británicas” cuando lo cierto y verdad según el Tratado de Utretch esas aguas son más españolas que la paella con bogavante. Eso ya es malo, por el hecho de que la chulería inglesa es inexplicable y los Guardias Civiles sólo reciben órdenes de meter la cola entre las patas y redactar informes, no sea que la ISA II se nos mosquée y nos corte el suministro de ginebra. Pero lo de hoy es de barra de bareto de barrio. Según cuentan, hace un par de días o tres una lancha de la Guardia Civil sorprendió a una nave británica recogiendo a toda prisa una boya con bandera española presumiblemente usada para hacer tiro al blanco. Los Guiris, en un intento de esconder el pastel, volvieron a las coacciones para que la Guardia Civil no se les acercara y vieran el kiosko. Pero ya era tarde, los tíos de verde lo habían visto todo.

La cosa tiene doble cachondeo. O triple. Primero porque la bandera de Guirilandia tiene mas aspecto de diana que la española, lo cual lo mismo hay que hacérselo ver. Segundo porque luego bien que vendrán los guiris viejos  a chupar de nuestra Seguridad Social y nosotros, como gilipollas, sacándole lustre a sus pellejudos culos. Y tercero y último porque muy probablemente los execrables desperdicios de aire que dispararon contra la enseña rojigualda pasarán una plácida jubilación en una de las múltiples urbanizaciones que se hacen en España especialmente para los ingleses. Y operándose de gratix del intestino mientras yo, por ejemplo, me desangro por un balazo en la sala de espera de Urgencias.

¿ Y el Gobierno, que dice? Pues lo esperable de un Gobierno manirroto y deshuevado que quiere ser amigüito de todo el mundo, aunque nos metan una katana por el orto: Nada. Que el Ministro Desatinos ya tiene bastante con Marruecos. Que hay que tener contento al Moro, aunque los guiris nos estén chorreando como nunca en la Historia, salvo cuando la Armada Invencible. Que aquello tuvo cojones también, reforzando el dicho Guiri de “Españoles en la mar quiero; y si es en tierra, que Dios nos asista”

PostData: Si algún lector tiene a bien llamarme “fascista” por ésta entrada, le invito muy cordial y amablemente que se vaya a tomar por el culo. No es fascismo, es un mínimo de patriotismo por el país de uno, aunque sea un tablao flamenco. Que es muy fácil llamar facha a los que respetamos la bandera y luego todos chorreando el tanga con la Selección Española.

El nuevo director de la Inteligencia Británica no hace declaraciones sobre esto.

Published in: on noviembre 20, 2009 at 1:06 pm  Dejar un comentario  

Bajada de Pantalones Estilo Long John Silver

Desde la “ocupación” de bases militares españolas por parte del Gobierno Yanki de Bill Clinton, con nuestro celebérrimo Don Bigotitos “Lesaseguroquehayarmasdedestruccionmasivaenirak” al frente de ésta “Enterprise” sin carburante que llamamos  España, no había visto semejante uso de la vaselina para untar el orto a 40 millones de españoles. El cuento, empezando por el “The End” en un burdo intento de ejercitar el “in medias res”, acaba con 36 tíos de Mar libres de un secuestro que, encima de largo, ha servido para ver que los pobrecitos somalíes son de pobres nada y más tirando a cafres. Tras el feliz desenlace del entuerto, vemos a un exultante Zapatitos encantado de conocerse y felicitando la “gran labor de la diplomacia” en el asunto del Alakrana. ¿Mande? Un segundo, que esa parte me la he perdido, seguramente cuando estaba en el baño diarréico perdido por todo lo demás. ¿A qué está llamando “gran labor de diplomacia”? Porque si desembuchar unos cientos de miles de euros a modo de rescate es una labor diplomática, España debe tener siete Nobel en este campo como mínimo. Máxime teniendo en cuenta la absoluta inutilidad que ha presentado éste Gobierno al gestionar ésta crisis. En qué cabeza cabe, vive Dios, chulearse de haber cazado a dos piratas somalíes estando un pesquero español secuestrado por sus propios compinches. Por no hablar de las “dejadas del muerto” que se han ido haciendo cada uno de los ministros implicados en el ajo durante el asunto. Y encima Zapatero manda callar a las mujeres de los Alakraneros y a los medios, “por prudencia”. Olé tus cojones maestro.

En un secuestro, señor presidente, no sirve la prudencia, sino las agallas. Siempre y cuando no pongamos en peligro a los secuestrados. Las agallas mandan que, una vez pagado el rescate, se actúe según el método “Sarkozy” y se salga inmediatamente a cazar piratitas. Las agallas mandan que tengas el cuajo de decir que se ha llevado el asunto de puto culo y lo único que podían hacer es sacar la billetera. Las agallas mandan, en resumen, que el gobierno tenga dos huevos por una vez y tome medidas y represalias contra éstos muertos de hambre, a los cuales algunos imbéciles de manual tildan de víctimas porque “les robamos el pescado de sus aguas”. Pues qué quieres que te diga, rojete progreta del carajo, yo aún no he visto pescar al Capitán Garfio.

Pero eso sí, nunca tendrán las agallas de decir que el Alakrana tenía la Ikurriña en lugar de la bandera española, como manda el derecho marítimo; y tampoco harán mención a la pancarta pro acercamiento de presos de ETA a las cárceles vascas que había al lado de la otra en apoyo a los pesqueros en el Ayuntamiento de Bermeo, lugar de origen de los pescadores. Por tanto nunca tendrán las agallas de reconocer la doble bajada de pantalones: una ante los terroristas somalíes y otra ante el sectario nacionalismo vasco que sopla a gusto del comensal.

Por cierto, las patrulleras de la Guardia Civil en Gibraltar, bien. Siguen siendo expulsadas por los Británicos de las aguas españolas reconocidas en Utretch. Aflójense el cinturón…

Published in: on noviembre 18, 2009 at 1:03 pm  Dejar un comentario