Por los pelos

Fue en Agosto, a primeritos. Me corté el pelo, y desde entonces no me lo he tocado con una tijera. Mi ADN es especial, hipotetizo. Creo que me crece más rápido de lo normal. El pelo, digo. Eso da como conclusión que ahora llevo una mata de pelo que haría replanteárselo a quienes llamaron “pelusa” a Maradona. Evidentemente no vieron las VPO para piojos que me salen del cuero cabelludo, con más cuero que pellejo. Y es un coñazo, oigan. Me obliga a arduas labores de peinado cada mañana: mojar, secar y moldear. Y eso cuando me siento flex. Normalmente cuando tengo el día nuboso me limito a pasarme el cepillo, con la consecuencia de que se bufa y parezco un caniche inflado a anabolizantes. Ponedme un collar y llamadme Flufy, ya ves. Un colega me dice que me parezco a Mr. Satán, el de DBZ. Por mis cojones, salvo el bigote.

Otro tema son las patillas. Se asemejan a cualesquiera felpudos bienvenidos pegados a los lados de mi cara. Cualquier día de éstos me hacen patriarca de un clan de gitanos, y a Fe mía que me sacuden. Otro coñazo king size, coge la tijera, pilla con los dedos la patilla, córtala…para dejarte el asunto hecho una guanada. Hay cosas que es mejor dejar en manos de profesionales, como cortar el pelo, recetar medicinas y cargar bombonas de butano.

Hay quien dice que salen vocecillas de mi mata de pelo. Liendres tremendamente educadas, o una fantástica raza de duendecillos que se asientan en las pelambres y son felices medrando entre mis semirrizos y haciendo tortitas que luego confundo con caspa. Diría que sus mayores enemigos son los trolls capilares, pero aún no he llegado a ese punto de perroflautez irreversible. Aunque me dejo un pastizal metálico y celuloso en champuses, mire ustez. No me trago lo de las vocecillas feéricas. Prefiero pensar en la selva, la frondosidad de las junglas, con sus ecosistemas a base de leones, jaguares, ñus, boas…¿alguien más ha oído un elefante…?

Lo bueno es que el pelucón abriga en invierno, y una buena combinación de gomina a granel y tres cuartos de piel negra da una faz de mafioso bielorruso chungo que te cagas by the leg to down. Y a mi churri le mola enredar sus dedillos entre mi cabellera. Alguna vez ha sacado solo hueso, pero parece que no le importa mucho.

Mmm…¿Míster Satán?

El lunes me rapo, fijo.

 

"Te mola mi pelazo?? Pues espera a ver debajo del cinturón, majo!!"

Published in: on octubre 19, 2010 at 9:22 pm  Dejar un comentario  

El perrito no era tontito…

Lo normal cuando uno es un perrillo pequeño es tener miedo a casi todo. Pero lo de éste chuchín no se cómo calificarlo, si de Timidez o de Listillez. Aunque, todo sea dicho, el refugio bien lo vale. Con el permiso de mi Doñita…

Published in: on noviembre 20, 2009 at 1:17 pm  Dejar un comentario  

Ea, Ea, Ea!! Mario se Cabrea!!!

Imagine que no alcanza la nota mínima en Selectividad para hacer la carrera de Sexador de Pollos Especializado, y tiene que conformarse con hacer un módulo de fontanería. Imagine que no encuentra en su ciudad trabajo de lo suyo, dada la crisis actual, y decide emigrar a otro lugar. Y el sitio donde va a caer es un mundo donde sus únicos amigos son personillas escuchimizadas con cabeza de seta, no puede plantar macetas porque le pueden salir flores hideputas que le escupan fuego, y su única fuente de alimentación son hongos, básicamente naranjas y verdes, que le producen un cuelgue tan bruto que se siente superior al resto; y flores rojas que no sólo le joden destiñiéndole el uniforme de curro, sino que encima le ponen ardiendo. Imagine por último que su única posibilidad de practicar sexo es una princesa rubia y tonta que no sólo se deja secuestrar cada cuarto de hora, que casi parece que lo haga a mala conciencia; encima puede usted rescatarla una y trillón de veces y no le dejará tocarle un sólo pelo.

El resultado de tal vida, abajo.

Published in: on agosto 15, 2009 at 6:01 pm  Dejar un comentario  

Oda a Blanka (el del Estrit Faigter)

Blanka es tu nombre,
Mas  verde es tu pellejo,
Anaranjada tu pelambre,
Hasta que llegues a viejo.

Tu rugido primitivo me atrayó,
El Rolling attack me cautivó,
Y con esa electricidad puñetera,
Encendiste mi pasión entera.

Si personaje de un juego no fueses,
Ahora mismo querría desposarte,
Eso si las uñas quisieras cortarte,
Para no joderme los muebles.

Y con esos mordiscos tan violentos,
Que luego sangran con desorden,
Cantaría tus hazañas a los vientos,
Aunque me inflen a Hadoken.

Y así, como un Ken cualquiera,
Sí, así de maricón,
Me despido de esta juerga,
De mi Blankeado corazón.

Nota: La Zarigüeya quiere disculparse por la escasa y bochornosa calidad poética expuesta. Si incurren en arrebatos iracundos, déjenos su dirección y le enviaremos sin coste alguno una escopeta de cartuchos. Gracias.

BLANKA

Published in: on julio 8, 2009 at 11:50 am  Comments (1)  

A cochinear a la calle!!

Es lo que debió pensar este simpático cánido ante los rechazos de su amo, el cual, todo hay que decirlo, tiene cara de armonía interior. Disfruten!

Published in: on junio 16, 2009 at 1:16 pm  Comments (1)