El Pulpo Metafórico

Según los académicos, la expresión moderna “dar la del pulpo” engloba diversas acepciones. La primera sería la interpretación de quien es muy generoso, da y ofrenda por óctuple, a tener en cuenta las ocho patas o tentáculos del proverbial cefalópodo. El segundo significado consistiría en la fineza y boato culinaria de un o una individuo o individua. Consabida es la exquisitez superior, casi adictiva, del pulpo a la gallega o al horno. Siempre y cuando esté bien cocinado y no nos den gato por liebre, o en este caso, calamar por pulpo. Recuerden siempre fijarse en las ventosas, que si acaso sirven al animal para encaramarse y permanecer adherido a cualesquiera superficies, también actúa como lectura de un pulpo genuino y como Diox manda.

"Oh, Neptuno...creo que ese tío es gallego...¡¡Auxilio, sacadme de aquí!!"

La tercera interpretación se da en dar una paliza de miedo a persona, animal o esterilla. Proviene ésta de la sarta de mazazos que necesariamente ha de aplicarse al pulpo, siempre y cuando ya haya pisado el cielo de los octópodos, para enternecerlo, sin necesidad de película romántica, y que su carne no adquiera la textura de un neumático.  La última acepción se ha creado a raíz de la final del Campeonato Mundial de Fútbol. Se puede hablar de “dar la del pulpo” en diversas lecturas paralelas. Primeramente, describe perfectamente el modus operandi de una selección Holandesa asustada, sin plan efectivo, cuya única táctica consistía en partirles los piños a nuestros reclutas a la menor ocasión; todo ello con la complacencia de uno que decían era árbitro, pero a tenor de su actuación apenas se había bajado del perigallo de recoger melocotones. En éste sentido, “nos dieron la del pulpo”.

Luego está la poética épica de nuestra victoria. Después de jugar casi impecablemente durante un tiempo indecente y bajo los cañonazos marraneros de los Países Bajos (o Barriobajeros), la del pulpo se la dieron los nuestros. Pero un pulpo metafórico, pues no fue paliza como tal, pero cuanto más aplastante por ser una victoria in extremis y en una final de semejante envergadura.

Y finalmente, hablar del último significado. El que ha dado más que hablar que el sarampión. El pulpo más mediático que ha habido y habrá. Hablo de Paul, el Pulpo adivino. Lo que empezaría como una broma, terminó por desatarse en fenómeno mundial. Y cuando un pulpo en su pecera es capaz de copar portadas de diarios en todo el mundo, algo pasa en el fondo del mar. Quizás sea fruto de una casualidad salvaje. Tal vez desconocemos cómo reacciona el ojo del pulpo, uno de los más desarrollados de la naturaleza, ante las diversas tonalidades de color. O pudiera ser que nuestra arrogancia humana nos impida ver que en el reino animal hay auténticos talentos, que a nosotros se nos antojan milagros y que para los pulpos es como sacar la basura, cotidiano.

El caso es que Paul “dio la del pulpo” con sus infalibles pronósticos. Y durante algunos días, el mundo entero no apartó los ojos de la pecera de Paul. Algunos incluso quisieron alquilar sus servicios a nivel particular. Demencial. Pero no deja de ser simpático y entrañable ver cómo un simple pulpo fue el ojito derecho del mundo entero, y auténtica mascota del Mundial. Nada como crear una figura divina para mantener el suspense de todo homo sapiens. Que se lo digan al Vaticano.

Y ya está. Somos campeones del mundo. Y mi sueldo sigue igual, el paro no se ha movido y los bancos siguen robando. Pero al menos tengo la certeza de que podré contarles a mis nietos, o en su defecto a los engendros de laboratorio que pergueñe, que vi y celebré cómo los mejores futbolistas de mi país se pulieron a los mejores futbolistas de los otros países del mundo. Y todo lo predijo un pulpo, al que yo creía cuando nadie daba ni un duro por él. Salvo quizás algún restaurante gallego que ya pensaba quién iba a pagar el pato en caso de haberse vuelto la selección nacional con las manos vacías y cara de circunstancia.

"Te lo advertí!! No grabes tu partida de Super Mario Galaxy encima de la mía!!"

Anuncios
Published in: on julio 14, 2010 at 1:53 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://andetepilletemuerdo.wordpress.com/2010/07/14/el-pulpo-metaforico/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: