La Genética del Mal

La violencia ha acompañado al hombre desde que éramos apenas unos macacos escarbapiojos y arrojaheces encaramados a la rama. Y el que diga lo contrario, es un creacionista. La violencia en sí no tiene por que ser mala, en tanto que es parte integral de todo homínido mental y socialmente. Algunos trabajos sólo pueden llevarse a cabo a través de una violencia física; honestamente no veo a nadie cargarse un piano a la chepa sin un poquitirritín de mala uva. La violencia es catalizador de arte, a veces. Picasso era de carácter tormentoso y achuchante, y Caravaggio fue un criminal perseguido, faceta que reflejaba en algunas de sus pinturas. Incluso el propio acto amoroso de engendrar está cubierto de una pátina de violencia bien entendida (allá cada cual con sus filias y sus bondages) por no hablar de la violencia gore de un nacimiento. La violencia, en resumen, bien canalizada es un bien necesario para la subsistencia de éste conjunto de recalientafiletes que llamamos Humanidad.

Ahora bien, tal y como la moneda de Dos Caras tenía una ídem rayada, así existe la otra violencia. Se usa la violencia en un ataque de ira o nerviosismo. En defensa de algo o alguien. Para sometimiento de terceros. O porque el mundo me hizo así, vayan vuecencias a saber. La tónica común es que ésta violencia suele acabar mal para alguien, indiferentemente. Acaba mal si tiramos el ordenador por la ventana al haber perdido la partida. Alguien con los piños rotos por chorrear a la “novia o al primo de”, cuarto y mitad de lo mismo. Quien abusa de uso de éste tipo de agresividad es un “violento” en el sentido peyorativo de la palabra, pero que también implica de forma no específica una oportunidad de redención, reparar el daño ocasionado y aquí paz y después gloria. Todo sujeto merece una segunda oportunidad, pues cada uno de nosotros puede cagarla gorda en algún momento de baja moral.

Y luego están los otros.

Violadores que saben perfectamente lo que hacen y no hay manera humana de corregirlos. Chavales jóvenes a los que se le supone un uso completo de las facultades mentales asesinando a sangre fría, con premeditación, alevosía, y mala leche manifiesta a otro congénere por un quítame allá esas pajas. Asesinos múltiples con litros de sangre en sus manos que se parten el culo en los juicios y se mofan de los allegados de la(s) víctima(s). En resumen, esa subespecie del género humano que lleva el mal en los genes, porque hacen lo que hacen a sabiendas y no se arrepienten ni con un tizón ardiendo en los ojos.

Así que la pregunta es…¿hasta dónde se considera a una persona dentro del género humano? La pregunta puede parecer que obvia la respuesta. Todo ser humano lo es siempre, en todo momento. Pero no hablamos de una condición física, sino moral y social. Al ser humano se le supone un cupo de barbarie, pues lo lleva con el uniforme. Pero ¿acaso no hay comportamientos y procedures que están más cerca del Mal bíblico, de los diablos? Mantuvo encerrada a su propia hija durante años en un sótano, y la violó repetidas veces mientras él mismo hacía vida normal. Ametrallaron a toda una clase de primaria, niños pequeños, por un chantaje político no satisfecho. Mataron por un ideal erróneo o prostituido y no solo no se arrepienten de ello, sino que lo volverían a hacer. Comportamientos éstos, de violencia extrema e irracional, no deberían ser propios de una definición de humanidad. Ni siquiera en el reino animal, lo que llamamos “bestias”, se dan éstos desmanes. Por ello, debemos sospechar la existencia de un “Gen del Mal”. Homínidos que son maldad pura, sin remordimientos, sin infancia dura ni desestructurada, sin sociopatías asociadas. Gente que hacen el mal per se. Diablos sin cuernos ni tridente. Seres, en definitiva, que no deberían ser incluidos dentro de la especie humana, por haber rebasado en mucho la fragmentación ética del hombre. Y por tanto, deben ser apartados de la sociedad. O bien confinándolos en un lugar apartado y aislado, donde no tengan contacto alguno con nadie (la proverbial cueva oscura y húmeda) o bien eliminándolos del engranaje social, como se elimina un perno estropeado de un motor que no marcha.

Aún no hay causas ni teorías científicas que confirmen la existencia del Gen del Mal. Pero existe, está ahí, saludándonos con la mano. Quizás no es algo medible a nivel físico. No estará éste gen en el código genético de nadie; pero sí lo está en otro código, ese aún sin descifrar ni mapear, que es el alma humana.

Y el alma, parafraseando a Nietzsche, es un abismo oscuro que a veces te devuelve la mirada. Y eso da mal rollo.

Al principio le cortaron la electricidad por impago, pero luego se volvió malo de verdad...

Published in: on julio 28, 2010 at 1:56 pm  Dejar un comentario  

El Pulpo Metafórico

Según los académicos, la expresión moderna “dar la del pulpo” engloba diversas acepciones. La primera sería la interpretación de quien es muy generoso, da y ofrenda por óctuple, a tener en cuenta las ocho patas o tentáculos del proverbial cefalópodo. El segundo significado consistiría en la fineza y boato culinaria de un o una individuo o individua. Consabida es la exquisitez superior, casi adictiva, del pulpo a la gallega o al horno. Siempre y cuando esté bien cocinado y no nos den gato por liebre, o en este caso, calamar por pulpo. Recuerden siempre fijarse en las ventosas, que si acaso sirven al animal para encaramarse y permanecer adherido a cualesquiera superficies, también actúa como lectura de un pulpo genuino y como Diox manda.

"Oh, Neptuno...creo que ese tío es gallego...¡¡Auxilio, sacadme de aquí!!"

La tercera interpretación se da en dar una paliza de miedo a persona, animal o esterilla. Proviene ésta de la sarta de mazazos que necesariamente ha de aplicarse al pulpo, siempre y cuando ya haya pisado el cielo de los octópodos, para enternecerlo, sin necesidad de película romántica, y que su carne no adquiera la textura de un neumático.  La última acepción se ha creado a raíz de la final del Campeonato Mundial de Fútbol. Se puede hablar de “dar la del pulpo” en diversas lecturas paralelas. Primeramente, describe perfectamente el modus operandi de una selección Holandesa asustada, sin plan efectivo, cuya única táctica consistía en partirles los piños a nuestros reclutas a la menor ocasión; todo ello con la complacencia de uno que decían era árbitro, pero a tenor de su actuación apenas se había bajado del perigallo de recoger melocotones. En éste sentido, “nos dieron la del pulpo”.

Luego está la poética épica de nuestra victoria. Después de jugar casi impecablemente durante un tiempo indecente y bajo los cañonazos marraneros de los Países Bajos (o Barriobajeros), la del pulpo se la dieron los nuestros. Pero un pulpo metafórico, pues no fue paliza como tal, pero cuanto más aplastante por ser una victoria in extremis y en una final de semejante envergadura.

Y finalmente, hablar del último significado. El que ha dado más que hablar que el sarampión. El pulpo más mediático que ha habido y habrá. Hablo de Paul, el Pulpo adivino. Lo que empezaría como una broma, terminó por desatarse en fenómeno mundial. Y cuando un pulpo en su pecera es capaz de copar portadas de diarios en todo el mundo, algo pasa en el fondo del mar. Quizás sea fruto de una casualidad salvaje. Tal vez desconocemos cómo reacciona el ojo del pulpo, uno de los más desarrollados de la naturaleza, ante las diversas tonalidades de color. O pudiera ser que nuestra arrogancia humana nos impida ver que en el reino animal hay auténticos talentos, que a nosotros se nos antojan milagros y que para los pulpos es como sacar la basura, cotidiano.

El caso es que Paul “dio la del pulpo” con sus infalibles pronósticos. Y durante algunos días, el mundo entero no apartó los ojos de la pecera de Paul. Algunos incluso quisieron alquilar sus servicios a nivel particular. Demencial. Pero no deja de ser simpático y entrañable ver cómo un simple pulpo fue el ojito derecho del mundo entero, y auténtica mascota del Mundial. Nada como crear una figura divina para mantener el suspense de todo homo sapiens. Que se lo digan al Vaticano.

Y ya está. Somos campeones del mundo. Y mi sueldo sigue igual, el paro no se ha movido y los bancos siguen robando. Pero al menos tengo la certeza de que podré contarles a mis nietos, o en su defecto a los engendros de laboratorio que pergueñe, que vi y celebré cómo los mejores futbolistas de mi país se pulieron a los mejores futbolistas de los otros países del mundo. Y todo lo predijo un pulpo, al que yo creía cuando nadie daba ni un duro por él. Salvo quizás algún restaurante gallego que ya pensaba quién iba a pagar el pato en caso de haberse vuelto la selección nacional con las manos vacías y cara de circunstancia.

"Te lo advertí!! No grabes tu partida de Super Mario Galaxy encima de la mía!!"

Published in: on julio 14, 2010 at 1:53 pm  Dejar un comentario  

Personajes de Videojuegos a los que Defenestraría, Incendiaría, Fusilaría, o pagaría a otro para que lo Hiciese.

Parece un embuste, pero en ocasiones los odios de la audiencia no se dirigen al villano de turno de la obra. Ocurre que en determinadas circunstancias los guionistas de un ídem, ya sea de cine, televisión, cómics o late show engendran personajes tan irritantes y vomitivos que no por ficticios resultan menos ostiantes. En términos psicoanalíticos, que diría Freud, aquellos escritores presentan cuadros psicóticos autodestructivos, que debido a la timidez o cobardía inherente en el sujeto en cuestión impide que el paciente se infrinja daño a sí mismo o suplique a terceros que lo hagan. A causa de ello, crean a éstos patéticos subseres, ad hoc para ser odiados y recibir, aunque sólo en reflejo, el desprecio del respetable. O algo asín.

A continuación, mi propio Top 5 de personajes videojueguiles que deberían ser exterminados y extirpados de la memoria colectiva del aficionado de pro. Ordenados de menor a mayor odiosidad, son:

División Bronce (6): Aeris, de Final Fantasy VII

Porfa, Joselu, no me quites un 5% de ostiabilidad...

Sé que muchos me odiareis por esto…pero yo os odio mucho mas!! Y a ésta tipa, hasta lo indecible. Es decir, claro que a mí también me dio penita cuando YA-SABEIS-QUE, ejemSefirotselacepillaejem, pero pensándolo a posteriori más fríamente…¿qué lleva a una simple florista a embarcarse en un pifostius contra un villano mega cósmico y acompañando a una banda de delincuentes yonkis y cantamañanas? ¿que pretendía hacer? ¿derribar a los enemigos con ramos de tulipanes? ¿invocar un kame-hame-ha con un gladiolo…? Y el rollito ese de sanar…en un juego como éste es inaceptablemente homogay. Sexta posición por “Ay Manolete, si no sabes torear pa que te metes…”

División Bronce (5): Laura, la mocosa del Silent Hill 2

"...Y éste jersey de rayas me lo hizo la yaya antes de que le clavara un alfiler de sombrero en el hígado..."

Los niños son niños. No se les puede controlar, ni domar. Son salvajes e impredecibles, criaturitas llenas de vida y alegría, que llenan nuestras vidas de gozo y color. Pero tú, Laura, niña, no eres una chica cualquiera. Estás sola buscando a tu madre en una ciudad llena de espíritus malignos con forma de enfermeras mutantes cachondas y tíos con conos de tráfico en la cabeza. Así que cuando te diga que esperes en un sitio, te esperas y no te mueves, pijo. Pero no, tu tienes que ir contra el sistema, desapareciendo sin avisar y apareciendo sólo para tocar los ovoides. ¡Niños! Quinta posición por No saber ande poner el huevo, copón.

División Plata (4): Los Gnomitos del Golden Axe.

"No, señor, no me trago lo de su Espada Legendaria estando usted en calzoncillos. Me huele raro..."

Yo sé la verdad. Los canijos no llevaban jarras mágicas en la saca. Iban de botellón, y siempre se encuentran en el sitio de quedada a un tío en calzoncillos clisado!!. Es evidente que había alguna razón para que los pequeños bastardos fuesen cargados hasta las cejas de jarras. Pero lo que nunca voy a entender es por qué siempre pasan al lado del prota si saben que les van a patear la cabeza y sacarles el botín. Pero no se qué es lo que más me cabreaba de éstos sujetos, si sus tendencias masoquistas-cleptómanas (los mas viejos del lugar entenderán esto), o que los jodíos no paraban el culo y la mitad de las patadas iban al aire. Cuarta posición por “Tate quieto ya, achopijo.”

División Plata (3): Princesa Peach

Sus súbditos nunca supieron qué había bajo sus enaguas...

Inmadura Barbie pija asexuada y tonta del higo. El más flaco favor a los que combaten el estereotipo de rubia mentalmente insuficiente. Porque hay que ser muy petarda para dejarse secuestrar setecientas veces y por el mismo mastuerzo. Ya es para haber puesto alguna medida de seguridad en palacio tras el primero. A menos que lo que le guste sea tener pringado al fontanero bigotes cada vez que la raptan para una vez rescatada no dejarle tocar ni una tetilla. Ésta pava lo que es es mala con agonía, premeditación y alevosía. Tercera posición por “Llevo una empalmada del quince desde el 85, y como no me la comas ésta vez te va a salvar tu bruta madre”

División Oro (2): El perro cabrón del Duck Hunt

"Esto...nadie lleva encima un rollo de Scottex, eh?"

Se supone que el perro es el mejor amigo del hombre. Escudero de pastores, apoyo logístico de cazadores, compañía de solitarios y guía de incapacitados. ¿Lo oyes, cabroncete? Estás aquí para echarme un guante, no para descojonarte cuando fallo el tiro. Y resultaba especialmente irritante cuando ya andaba el sufrido pistolero por un nivel alto, los putos patos van embalados y no hay forma de darles si no es pegando la pistola a la pantalla. Y sale el hideperra y se mea en tu cara. Y lamentas no poder darle un tiro al canalla entre ceja y ceja y borrar esa sonrisa de hijoputa en su cara. Muchas pantallas fueron destrozadas por los coléricos jugadores que arrojaron las pistolitas de Nintendo. Segunda posición por “Vente al veterinario, chico, que tiene una inyección de puta madre para ti…”

División Oro (1)…(insertar redobles de tambor)…Sakura, de Street Fighter.

"¿Y dices que éste es un colegio de monjas? ¿Con neones en la puerta...?"

Irritante, pueril y estúpido. Tres cualidades que hacen de Sakura la cabeza de la lista de personajes a exterminar de la conciencia de masas. No resulta cabreante porque fuese mujer. No lo es por sus ridículos movimientos y punzantes chillidos. Ni siquiera por el espantoso y desvergonzado uniforme de colegiala, sueño húmedo de pederastas, proxenetas y demás degenerados. Lo que realmente hace odiosa a la jodida cría son las indecentes palizas que te puedes llevar de ésta aspirante a camarera de Wok. Da igual que manejes a la perfección a tu Ryu o a mi bienamado Blanka. Como tengas la mala fortuna de tropezar con Sakura en los niveles altos, te funde de dos castañas. Y para más escarnio, con movimientos copiados y mal aprendidos de Ryu, de quien por cierto está colgada.

Primer puesto por “AAAgh..!! Tres meses de práctica y me acaba de cepillar una putilla en uniforme de instituto!! Quiero suicidarmeeeeee!!!”

División Platino – Mención de Honor:

Ésta hijadeputa, ésta hijadeputa, ésta hijadeputaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!

Published in: on julio 6, 2010 at 10:05 pm  Dejar un comentario  

Cuatro Perlas de Actualidad (Y cómo lucen las joías)

He vuelto. Siéntese, señora, y guarde su ropa interior, vive Dios. Aún no ha llegado mi hora.

La última vez que publiqué algo en éste mi miserable y corruptible espacio en la infrarred aún estaba en litigio con Gutenberg por la primera publicación ociosa. Ya ven, el interés que le pongo al corralito. Nadie se venga a sorpresas ni venganzas, ya lo advertí en mi primera publicación. Mi tercer apellido es Inconstancia y Desidia mi acémila. Debacles en mi situación laboral (Bienvenidos a las Españas!!), cambios de domicilio con mudanzas interminables y tortuosas de postre, vacaciones varias, pelotillas de ombligo y dejadez en general han hecho que el teclado de mi ordenata se llene de partículas polvorientas, salvo el WASD y poco mas. Fíjese que triste.

Por otra parte, no se cuántos lectores airados tengo babeando jadeantes en la puerta de mi Madriguera esperando el siguiente hueso que roer. Una Hadita del Pecado (ella sabe quién) me informaba de que tengo lectores insospechados. De esos que de pronto saltan de las sombras y le producen a uno infartitos múltiples. Sólo por la insignificante posibilidad de que alguien lea este mi particular conjunto de memeces inconexas y lamentables, empero, ya puede merecer la pena derrochar unos minutos que de otra forma invertiría en machacar el WASD o mirar porno gratuito.

Pero hoy aún me siento vago. Tengo repleta la boca de improperios y rezumo mala leche; nada nuevo bajo el Sol, pero aún me encuentro gandul para diseccionar cada uno de los asuntos sobre los que me gustaría escupir cuatro verdades completamente subjetivas. Así que voy a ofrecer la oferta del verano. Un Four in One. Y sin retroactividad, mirusté.

De nuevo, recordad a mis escasos o accidentales lectores que se sientan libres de comentar, citar, copiar, insultar o desmontar todo cuanto aquí se menea. A veces es necesario que a uno le llamen “hijo de puta” para sentirse realizado. Por extraño que parezca.

IVA…Y VENÍA.

Me cansa hablar de la ineptitud del desgobierno socialista. Y más cuando hay gente que lo hace mucho mejor que yo, como la COPE o Su Excelencia Arturo Pérez Reverte. De modo que no me voy a extender.

El ciudadano de a pata ya se habrá dado cuenta de que ZP nos ha metido mano a la saca robándonos unos centimillos que, bueno, a según quién no suponen mucho, pero tacita a tacita se llena el jarrillo. Bien. Mi país me necesita, y estoy dispuesto a tomarme una cervecita de menos cada mes en pos del bien común. Ahora, lo que me escuece en el compartimento escrotal es que nos suban el IVA para recaudar y la casta política se lo gaste en coches oficiales, pensiones millonarias vitalicias, dietas, subvenciones absurdas y “ayudas” a los bancos que luego no dan ni un puto préstamo. Por no hablar de que ladrones históricos como las telefonías ya incluyan la subida del IVA en la factura de mayo. Y el quiosco sigue como está. Y cada cuatro años, todos a votar. Manada de borregos.

PARÓN DE METRO. NO DEL GOLDWYN MAYER.

Hará cosa de unos días estuve en Madrid, muy bien acompañado. Ambos los dos, tras nuestras visitas culturales obligadas, nos dispusimos a tomar el metro, a sabiendas de que había jaleo sindical y amenazaban con liarla parda. El primer día, guay. Funcionaban a medio gas, pero se podía vivir. El problema vino el segundo y tercer día, cuando no salió ni un bendito tren. El caos se apodera de Madrid. La falta de transportes esenciales como el metro pone en evidencia varios aspectos de la humanidad: Uno, que hace falta poco, muy poco para desestabilizar un sistema. La ineptitud de la gente para organizarse y la insolidaridad inherente en el homo sapiens me hacen pensar que el día que sobrevenga una crisis de verdad, los malos no tendrán que hacer nada; las personas ya nos matamos entre nosotros sin latigarnos demasiado. Dos: que no han faltado los iluminados que han demonizado a los trabajadores de metro tachándolos de secuestradores y terroristas, cuando los auténticos villanos son los sindicalistas y liberados a sueldo del Desgobierno, especialistas en abrir la caja de los truenos, y los “marqueses” políticos que los azuzan con un hueso. Y cada cuatro años ídem.

DESVERGÜENZA GAY, DÍA DE LA.

Aclaro primero que no soy antigay. De hecho los homos que conozco de ambos lados me parecen personas estupendas a las que aprecio francamente. Dicho lo cual, comento la noticia. En los Madriles, una vez más se preparan los fastos para el Día del Orgullo Gay. Ello incluye música, color, alegría, alboroto, perrito piloto. Todo ello en la receta por la Tolerancia, el orgullo de ser homosexual y la reivindicación de derechos básicos como el matrimonio y la adopción. Hasta aquí, todo correcto. Es cuando dicen que se van a repartir 30.000 preservativos extralubricados el momento en el que se me cae el monóculo. Oigan, que derecho tienen a copular, que duda cabe. Pero, honestamente, no creo que les beneficie el hecho de anunciar a tam-tam y corneta que el día del Orgullo Gay se puede convertir en una orgía de sexo frenético, pero seguro. La mejor manera de exigir la integración de derechos sociales no es, precisamente, el distinguirse del resto de la sociedad. Y que se me disculpe la ignorancia, pero no creo que se pueda pedir el derecho de adoptar un niño yendo vestidos de cuero, maquillados como bufones, repartiendo muerdos a destra y sinestra y enseñando el culo con un tatuaje que pone “EL OJO QUE TODO LO VE”. Palabra de honor, esto lo he visto en la tele. Día del orgullo Gay, si. Día de la Locaza promiscua y reinona, ni de jodida coña. Si quieren derechos, que demuestren que se les pueden confiar. Tonterías las justas.

ABORT WARS

Y la última. La derechona ultracatólica y rancia prosigue con su cruzada antiabortista. Servidor se ve en la tesitura de opinar para no crear malentendidos. La zarigüeya se opone al aborto alegre y despreocupado. Pero de ahí a considerar que la vida se cuenta desde la concepción es un tamaño disparate como decir que no se debe erradicar la viruela para no extinguir al pobrecito virus. Es evidente que los antiabortistas cerrados no se imaginan que la humanidad tiene el tremendo problema de la superpoblación, y que las sociedades instintivamente crean sistemas de control de la natalidad. Pero naturalmente, es mas fácil prohibir que educar. Estoy seguro de que a los antis les importa tres pepinos que un niño nazca en una familia o en un seno sin recursos, donde no va a poder ser educado ni criado en condiciones, que a una chica de 15 años se le vaya la juventud a tomar por saco por el quizás único error en su vida, y con ella quizás una carrera profesional, que en el peor de los casos, el crío no será bienvenido. Y obviamente, a los antiabortistas les importa tres cojones el hambre infantil, la esclavitud de niños en China o en las guerras africanas, la explotación de los críos en Sudamérica y la pedofilia. Contra eso no se puede luchar, parece ser. El hambre causa mas muertes que el aborto, pero es más fácil arañarle la cara a lo que está mas cerca. Me gustaría saber cuántos de los que se manifiestan con tambores y pancartas contra el aborto llevan a sus críos a bares y cafeterías llenos de humo, o directamente, fuman delante de ellos. Honestamente, este asunto sólo tiene un nombre: hipocresía supergorda.

Un manirroto radiofónico decía que lo que tendría que hacer la juventud y la sociedad en general es practicar menos sexo. A lo que yo respondo: deje usted de pegarse comilonas, irse de vacaciones a la Riviera Maya, y ponerse hasta el culo de tabaco y alcohol, perillán, mastuerzo, tonto de los huevos.

Nos vemos en la próxima. Un saludo.

La chica NINI tenía demasiadas cosas en la cabeza...


Published in: on julio 2, 2010 at 2:13 pm  Dejar un comentario